Examen visual avanzado

Nuestros profesionales realizan un examen visual avanzado que se ajusta a las necesidades visuales del paciente. Cada paciente es único y por ello cada uno necesita un trato especial. Nuestros ópticos tienen la capacidad de decidir que tipo de pruebas necesita cada caso para detectar anomalías visuales o estructurales del sistema visual; y recomendar las mejores soluciones posibles. 

Recomendamos realizar este tipo de examen periódicamente a modo preventivo o bien para el control de alguna anomalía diagnosticada. Además,  recomendamos acudir a su oftalmólogo para un examen oftalmológico periódicamente.

Biomicroscopía

Consiste en una técnica de observación a través de un microscopio que permite observar los párpados, conjuntiva, córnea, cristalino, etc. en definitiva, permite valorar y detectar anomalías, y en ese caso si lo requiere derivar.

Refracción

La refracción se divide en dos partes: subjetiva y objetiva.
Refracción subjetiva: se usa una técnica llamada retinoscopía que permite al optometrista obtener la refracción (miopía, hipermetropía o astigmatismo) del sujeto sin necesidad de la colaboración del paciente. 
Refracción objetiva: es la clásica prueba en la que el optometrista coloca lentes delante de los ojos del paciente y le pide que lea fila de letras, números o dibujos dependiendo de la edad del mismo.

Retinografía

La retinografía es la técnica de fotografiar el fondo de ojo para su valoración y detectar anomalías respecto a lo considera un ojo normal.  Es recomendable realizarlo a todos los pacientes, las anomalías pueden no ser sintomatológica para el paciente hasta estar bien avanzada, además de esta forma contaremos con historial para ver la evolución de cada paciente y posibles cambios. Existe una especial importancia en realizar dicha prueba a diabéticos, glaucomatosos, hipertensos...

Tensión ocular

La tensión ocular es crucial controlarla en personas de avanzada edad y personas con antecedentes familiares en glaucoma. Consiste en una prueba sencilla e indolora.

Pruebas binoculares

Son pruebas que se realizan para descartar problemas de alineación o del trabajo en conjunto de ambos ojos.

Otras pruebas de exploración:

Pupilas: la exploración de la reacción pupilar y la interacción entre ambas pupilas es importante para descartar anomalías en el sistema nervioso del ojo.
Movimientos oculares: los movimientos oculares se trata de una prueba sencilla que analiza si los músculos encargados de mover los ojos funcionan correctamente y en concordancia. 
Confrontación de campo:  se trata de una prueba que permite al optometrista comprobar que el campo visual no presenta anomalías severas.
Rejilla de Amsler: este test ayuda a comprobar si existe anomalías en la visión central de la retina.
prev next
 

Óptica Real os recuerda que nuestras revisiones optométricas no eximen una examen oftalmológico y recomienda realizarlo de forma periódica.